COSTA BRAVA: L’ESCALA

Hace un par de semanas MrLemon tenía una inmersión doble, probablemente la última de esta temporada, así que mientras él disfrutaba de una jornada de submarinismo, yo tuve la oportunidad de descubrir un poquito un acogedor pueblecito de la Costa Brava, L’Escala al que espero volver pronto.

Escala-7Mi paseo empezó en el Club náutico de l’Escala, desde allí recorrí la playa de Riells desde su paseo del Petit Príncep, dedicado al cuento (que no puede faltar en la biblioteca de ningún niño) de Saint-Exupery.

Desde allí continué por el Paseo del Mar, el cual, aunque sin rumbo, tenía dos objetivos a localizar: una librería y el mercado semanal.

Primer objetivo cumplido, en la Librería Vitel.la encontré el libro que MrLemon llevaba meses esperando tener en sus manos. El Umbral de la Eternidad, el tercer libro de la Trilogía del Milenio de Ken Follet . Y muy próximo a la librería, en la plaza Victor Catalá encontré el pequeño mercado semanal, en el que algunos agricultores venden sus frutas y verduras y, como imaginaréis no me pude resistir.

Visto el peso que había acumulado entre el libro y la compra decidí volver al puerto, paseando al lado del mar y descubriendo los diferentes homenajes que dedica L’Escala a quién dedicó su vida al mar, a la familia del marinero, a la Cobla.

Y fue entonces cuando tuve un encuentro inesperado.

La Botiga de L’Anxova (La Tienda de la Anchoa) es la tienda de Joan Garbella, un espacio en el que encontraréis todas sus piezas de madera o pizarra.

Preciosos muebles restaurados, tablas de cortar en madera de roble o nogal, pizarras, damajuanas, ….

Escala-34Además de objetos de cobre forjado que han recuperado para que podamos disfrutarlos en casa, bien como decoración, bien utilizandolos en nuestro día a día.

Un detalle que me gustó es que han creado una zona dedicada en exclusiva a productos con denominación de origen Empordá. Diferentes tipos de sal, vino, arroz de Pals (que nunca falta en nuestra despensa!), miel y por supuesto, anchoas de l’Escala.

Ya sabéis, si visitais L’Escala, además de disfrutar de su encanto, no dudéis en visitar La Botiga de L’Anxova (Santa Maxima, 3) y descubrir el trabajo de Nituwood 

Una mañana diferente, sin pretensiones, sencillamente una mañana para seguir aprendiendo a vivir cada momento a otro ritmo, sin prisas, disfrutando de esas pequeñas cosas como pasear junto al mar, conversar con los agricultores que te descubren nuevas recetas mientras decides que comprar, sorprender a tu novio con “el libro” que tanto ha estado esperando,…

Queda pendiente el Museo de Arqueología, el pueblo medieval de Sant Martí d’Empuries y  las ruinas romanas, entre otros muchos tesoros que esconde el acogedor pueblo de L’Escala.

2 comments / Add your comment below

    1. Yo tampoco había ido y lo cierto es que me encanto. Y Eduard pensando que me iba a aburrir…. como si no me conociese 😉
      La tienda es fenomenal, todo tan cuidado, trabajado al detalle, ….
      Viva la Slowlife!
      Besitos!

Deja un comentario