GRANJA PETITBO

En el número 82 del Passeig Sant Joan se encuentra la Granja Petitbo, lo que a principios del siglo pasado era una vaquería ha dado paso hoy a un bakery-bistrot, como ellos mismos lo definen en el que disfrutar de una carta variada y deliciosa.

granja-petitbo-barcelona-15

Este es uno de esos lugares a los que tenía pendiente ir, pero por miedo a no poder comer nada o bien intoxicarme iba posponiendo nuestra visita. Pero este sábado intentando decidir donde desayunar recordé que no nos quedaba lejos, así que no me quedó más remedio que ir ;P

Nada más entrar llama la atención su decoración, es un lugar amplio y acogedor, con pequeñas mesas individuales y una grande en la que poder disfrutar de su deliciosa carta.
granja-petitbo-barcelona-1-2
Como siempre, lo primero era preguntar si yo podría comer sin riesgos, y aunque no cuentan con carta para celiacos, me dijeron que harían todo lo posible por adaptar el plato que escogiese. Al contrario que en otras ocasiones me sentí muy cómoda, hay veces en las que al preguntar hacen sentir como si fueses un lastre o como si no tomar gluten fuese un capricho…..
granja-petitbo-barcelona-2-3
Siempre pienso en las personas a las que diagnosticaron como celiacos hace veinte años, hoy en día (aunque aún hay excepciones) podemos ir a un restaurante sin que nos miren como si fuésemos bichos raros, no quiero imaginar la de historias que deben haber pasado.

Además, al tomar nota, volvieron a remarcar que era celiaca para volver a recordarlo en cocina, lo que me tranquilizo.

granja-petitbo-barcelona-14

Era la hora del brunch así que me lancé a por unos huevos revueltos, con champiñones, bacon y parmesano. En la carta van acompañados por Pan de Campo, que reemplazaron por patatas.

granja-petitbo-barcelona-10
MrLemon, pidió exactamente lo mismo, pero en “versión original”, así que podéis ver que apenas hay diferencia, más allá del cambio del pan por las patatas y que lo que en mi plato era tomate, en el suyo eran judías. Conclusión de MrLemon, mi plato le gusto más.
Para beber, me decidí por uno de sus zumos naturales, el Naná (piña, manzana y limón), los hacen al momento y son deliciosos, MrLemon, por su parte, tomó una cerveza Rosita.

Entre sus once cervezas aún no cuentan con ninguna sin gluten, pero quién sabe, tal vez sólo sea cuestión de proponérselo.

De momento sólo puedo opinar sobre su brunch, pero me consta que hacen lo posible para que comer sin gluten sea fácil y seguro.
Es un lugar ideal para ir con tu pareja, pero también con un grupo de amigos y/o con niños.

Deja un comentario