Mercantic, una mañana de diciembre

Mercantic. Pasear, descubrir,…
Mercantic, una mañana de diciembre.Mercantic es un mercado permanente de muebles, antigüedades y curiosidades.

Pasear por allí siempre es un buen plan para pasar la mañana. Aunque lo habitual es ir en fin de semana, para mi lo ideal es escaparnos en días laborables. Siempre que sea posible, como hicimos esta vez.

Mercantic, una mañana de diciembre.De Mercantic me divierte su punto caótico y desordenado de algunos de sus locales. Puedes perderte durante horas, encontrar aquello que no sabías que necesitabas, ni donde lo colocarías, pero lo quieres.

Mercantic, una mañana de diciembre.Mesas de madera hechas a medida por los artesanos, lamparas de cualquier época, láminas decorativas, libros, cómics, …

Mercantic, una mañana de diciembre.Entre nuestros favoritos están las damajuanas de Alfons Martí, las encontraréis nada más entrar en el edificio principal a mano derecha. Yo ya estoy pensando colocar una en nuestra habitación del apartamento de la playa, pero mientras decido el modelo empiezo a dudar en si debería cambiar la mesilla de noche o tal vez toda la distribución del dormitorio… Irremediablemente, sigo siendo la reina de la indecisión!

Mercantic, una mañana de diciembre.En Studio Floral  es imposible no pararse a disfrutar de sus arreglos y sus coronas son únicas.

En Can Bufa puedes encontrar desde un tarro de galletas a cestos de todos los tamaños imaginables o utensilios para la cocina de madera de boj.

Y por supuesto CreaDecoraRecicla, con Neus siempre al pie del cañon, allí puedes aprender como utilizar su AutenticoChalkPaint y ahora también su RollerCollection.

Podría explicaros más, pero lo mejor es vivirlo. Disfrutar de su ambiente y cada uno de sus tesoros.

Al salir de Mercantic decidimos comer algo en Zuka, un japonés que está en la plaza del monasterio de Sant Cugat. Era la segunda vez que iba y me gustó. No sólo por el ambiente o el servicio, sino porque como celiaca pude comprobar que tenían la situación bajo control. Y eso para mi significa poder comer con toda tranquilidad.

Al salir paseamos por el mercado de Navidad e hicimos algunas compras.

Mercantic, Zuka y un mercadillo navideño, un día redondo apenas a media hora de Barcelona.

Por cierto, si te has quedado con ganas de comida japonesa, pero estás en Barcelona Nomo es una buena elección!

Deja un comentario