NOMO RESTAURANTE.

El pasado sábado MrLemon y yo celebrábamos que desde hace tres años compartimos nuestro día a día bajo el mismo techo. Así que esa noche paseando por Gracia pensamos en cenar algo diferente, así que encargamos nuestra cena a NOMO.

NOMO es uno de nuestros restaurantes japoneses favoritos. Entre otros motivos porque puedo comer tranquilamente sin temor a intoxicarme. En su carta están indicados todos los platos sin gluten (que no son pocos!) y cuentan con una fantástica soja sin gluten, que ellos mismos preparan.

Una de las razones de ser de Creative Food Band, es hacer las intolerancias alimenticias más cercanas a todos.

Por ello quería hacer hincapié en el tema de la contaminación cruzada.
Si entre tus invitados, o los amigos de tus hijos hay un celíaco, puedes prepararle una receta sin gluten, encontrarás miles en internet o en este mismo blog. Incluso puedes animarte a preparar nuestra Tarta Primavera.
Que debes tener en cuenta, además de comprobar que todos los alimentos estén correctamente etiquetados, deberías tener en cuenta los peligros de la contaminación.
Pongamonos en situación, estás preparando una tarta sin gluten. Has comprado todos los ingredientes y has comprobado que están perfectamente etiquetados.
Has visto también que la mantequilla que hay en tu nevera está etiquetada sin gluten y piensas usarla.
Aquí tienes el primer problema, si con esa mantequilla has untado tus tostadas a la hora del desayuno es posible que haya migas, o que sencillamente el cuchillo haya tocado el pan. Así que la mantequilla estará contaminada y no podrás utilizarla en tu receta sin gluten.
Otro ejemplo, lo encontramos en nuestra deliciosa cena japo, todos los platos que escogimos eran sin gluten, excepto las niku gyo-za, la perdición de MrLemon, solución, un plato a parte, otro juego de palillos, para que con los otros pueda coger del plato principal.
Es más sencillo de lo que parece, sencillamente se trata de acostumbrarse.
Creo que podría decir que hay tantos grados de celíaquia como celíacos. En este tiempo he conocido personas que si tomaban algo de gluten apenas se les inflaba el estomago un poco y poco más, a otros nos deja fuera de combate dos días! (Una que es floja….)
Por supuesto cuando estas en un restaurante o en una cena con amigos agradeces que intenten ponerte las cosas fáciles, aunque, en ocasiones es incomodo tener que dar explicaciones a un camarero que te mira como diciendo “me estás complicando la vida”, o que te pregunten por detalles innecesarios o peor… que te conviertas en el centro de atención de la velada.
Así que, si sois celíacos recientemente diagnosticados, no hagáis como yo, que tarde meses en pisar un restaurante y lo pasaba fatal. Ahora hay muchísimos lugares a los que ir y cenar tranquilamente, como Nomo, o nuestro querido Oval.
Y si tenéis un invitado celíaco, vigilad con la contaminación y preguntadle si tenéis dudas sobre el proceso o ingredientes.
Cenar en casa era una forma de “celebrar” algo que ocurrió casi por sorpresa hace ya tres años. Tres años en los que hemos aprendido el uno del otro, nos hemos conocido mejor y hemos estado ahí cuando el otro lo ha necesitado.El miércoles os cuento como acaba el primer reto de Creative Food Band y en el siguiente post, os aseguro que no habrá nada de comida
Feliz lunes!
(Despertarme contigo y desearte buenas noches hace que cada día sea mejor que él anterior)

10 comments / Add your comment below

  1. Cuántas cosas aprende una contigo, Ruth!! Nunca me había parado a pensar en la contaminación cruzada y puede que explique algunas cosas… Enhorabuena por esos tres años de convivencia, guapa!! Un besazo

    1. Me tocó aprenderlo a la fuerza! Lo cierto es que la primera vez que escuchas contaminación te sorprende, pero cuando ves la cara de otras personas al explicárselo… Espero que explique “algunas cosas” y sea útil.
      Gracias!! Tres años ya…. como pasa el tiempo!
      Un besazo!

  2. Me alegro un montón que hayas querido explicar la contaminación cruzada, por mi profesión la conocía, pero sé que muchísima gente no la había oído nunca y es conveniente que lo conozcan, como bien dices, hay muchos grados de celiaquía y por tanto no sabemos hasta qué punto puede tener peores consecuencias en una persona, por lo que amigos, familiares, conocidos de esa persona deberían saber que no es un capricho ni pataleta de niño mal criado, está en juego la salud y eso hay que respetarlo.
    Por cierto, menuda pinta tienen esos sushis!! Voy a necesitar estar varios meses para recorrer los restaurantes de Barcelona!!
    Un fuerte besote:)
    Yolanda (formulasydreams.com)

    1. Jajajaja, yo estoy pensando en crear una guía de recomendaciones, porque hay mil sitios a los que quiero ir en Alicante, Madrid,… después de ver vuestros post! Así que hacemos lo mismo con Bcn.
      Por fortuna la familia y amigos se adaptan rápido, aunque es una cuestión de costumbres. Por ejemplo mi abuela, superados los 80, entra en la cocina y ya sabe que hay cosas que no puede utilizar, pero el tema de la contaminación hace que se sienta un poco incomoda por el miedo a intoxicarme. Y, obviamente, también encuentras quien por mucho que se lo expliques, te dice que si has tomado gluten toda la vida, no vendrá de un día más…. excepciones hay en todo!
      Un besazo!

  3. Ruth, me ha encantado el post!! No tenía ni idea sobre el tema de la contaminación cruzada y me ha parecido muy interesante y necesario de saber. Y tampoco conocía Nomo, y ya me lo he apuntado porque la comida japonesa me chifa 🙂
    Felicidades por estos 3 años viviendo juntos; que sean muchos más!! besos guapa

    1. Al denominarlo “contaminación” suena un poco fuerte, pero es cuestión de cuidado y atención.
      Te lo recomiendo, a nosotros nos gusta mucho, desde que cerraron Matsu (SantCugat) es nuestro japo de referencia, y está más cerca de casa.
      Gracias!! Que rápido pasa el tiempo. Un besazo!!

Deja un comentario