TORRIJAS SIN GLUTEN

Hace unos días María, de El Mundo con Canicas, me contaba que estaba preparando torrijas. Al decirle que no las había vuelto a probar desde que el médico me dijo que era celiaca, me preguntó si me animaría a hacerlas.
Ella por su intolerancia las hizo sin lactosa, así que aunque dudé un poco por aquello de si no quedarían igual, después de ver su post no lo dudé, aquí esta mi versión de las clásicas torrijas, pero esta vez, sin gluten.
Mi mayor miedo era que la textura del pan no resultase adecuada, así que probé con dos tipos de pan diferentes, por un lado algunas rebanadas de baguette de Schär y por otro una ciabattine, de la misma marca. Los no celiacos lo tenéis más fácil todavía, ya que podéis utilizar el pan sobrante del día anterior.
La receta es un clásico, nada complicado, que se hace en un momento.
Como no tenía muy claras las cantidades, utilicé como referencia las mismas que María, pero siguiendo la receta que hacíamos en casa. Muy similar, pero con alguna diferencia.
El primer paso es poner a hervir la leche, junto con el azúcar y la piel del limón. Antes de que llegue a hervir retiramos del fuego y añadimos las ramitas de canela (no como yo, que añadí la canela antes de tiempo, y acabó deshecha en trocitos).
Dejamos enfriar, mientras cortamos el pan en rebanadas. El pan que escogí en ambos casos debía hornearse previamente, algo que hice el día antes, para que no estuviese excesivamente tierno.
El siguiente paso es empapar el pan en la leche.
Y de ahí a la sartén, donde doraremos las rebanadas de pan por ambos lados.
Sólo nos queda espolvorear azúcar por encima y ya tenemos nuestras deliciosas torrijas sin gluten.
Existen muchas variaciones sobre esta receta, con miel (como las de María), con chocolate o anís e incluso con vino! Únicamente se trata de encontrar la que más os guste.
Este es el resultado con el pan baguette de Schär:
Y este con una ciabattine de Schär.

Ambos deliciosos. Sólo me queda agradecerle a María que me animase a preparar estas torrijas adaptadas a mi dieta, pues he vuelto a disfrutar de un sabor que, pensé que no volvería a probar.
Eso si, sólo una vez al año!
Si no lo habéis hecho aún no os perdáis las torrijas sin lactosa que preparó María en su blog.

 

8 comments / Add your comment below

  1. Qué bien y qué ricas tienen que estar! A mi hermano le acaban de diagnosticar también intolerancia al gluten, estaba pasándolo mal el pobre y ahora toca adaptarse pero este fin de semana le haré estas riquísimas torrijas para que las disfrutemos todos!

    1. Gracias Aroa! Pues si necesitáis cualquier cosa contad conmigo, al principio es complicado adaptarse, yo los primeros meses me negaba a ir a restaurantes por el apuro que pasaba al pedir, pero al final te acostumbras, modificas algunas costumbres, te vuelves más previsor,…. y sobretodo, te sientes mejor. Lo dicho, cualquier duda, ya sabéis!
      Un besazo!

Deja un comentario