Y LLEGO 2015

Y después de un mes auténtica locura llegó 2015. Con nuevas lecciones aprendidas y mil recuerdos en nuestra memoria.

2014 nos ha enseñado mucho, una pequeña parte la hemos compartido con vosotros, así que para evitar que este post se eternice, en lugar de volver la vista atrás y recordar 2014, me gustaría compartir con vosotros algunos momentos de el mes de diciembre.
Ya he comentado en alguna ocasión que diciembre es, por excelencia, el mes de cumpleaños en nuestra familia y es que se juntan seis únicamente antes del 24 de diciembre. Además este año mi hermana y Mr.Lemon cumplían 30 y 40 respectivamente.

Aquel día ella no estaba en la ciudad así que lo celebramos cuando vino por Navidad, fue genial poder disfrutar de ella y como no quería marcharse de Barcelona sin pasar antes por un restaurante japones, acabamos en Nomo, donde Mr.Lemon y ella debatieron sobre cual era el mejor tipo de Gyoza y yo descubrí el helado de taro, sin gluten y con sabor a galleta!

En cambio, Mr.Lemon si que estaba el día de su cumpleaños y, aunque cumpliendo su premisa de evitar macro fiestas sorpresa, creo que conseguimos sorprenderle.

Al despertar vio caer sobre el 40 globos. (Nota mental: No volver a sorprenderle con globos… de repente estás inmersa en una guerra de globos de la que no puedes escapar). Aunque le tocó trabajar por la mañana pudimos comer con mis padres, y soplar las primeras velas.

Esa misma tarde, en casa de su hermana descubrió otros inesperados regalos. Después de muchas emociones fuimos a cenar al restaurante Gaig, una cena para dos perfecta.

Y aunque inicialmente el quería alargar la noche, tuvo que cambiar de planes ya que al día siguiente tenía una cita importante. El regalo de su hermana no era otro que una inmersión en el Aquarium de Barcelona. Él estaba encantado pero a mi me temblaron las rodillas hasta que le vi salir del agua.

Después comida improvisada en Oval con sus padres y a descansar a casa. Tras tantas emociones pensó que lo siguiente era disfrutar del resto del fin de semana tranquilamente, pero le esperaba una cena sorpresa en Kilo con sus mejores amigos.

El domingo amanecimos cansados, pero aún quedaba la comida familiar para celebrar sus 40 años, los 9 de nuestra sobrina, los de mi cuñado y mis 32…

En resumen un fin de semana de lo más completo justo antes de Navidad.

Confieso que la llegada de esas fechas siempre me provoca una mezcla de melancolía y alegría. Melancolía por aquellos a los que echo de menos, o los que están pero viven lejos, y alegría por los reencuentros de estas fechas. Además de la ilusión de disfrutar de las calles iluminadas, del ambiente festivo y las reuniones familiares.

Esta Navidad nos ha regalado nuestro primer árbol de Navidad juntos, ver a mis sobrinos cumplir con la tradición de participar en Els Pastorets, una tarde de risas con mi amiga Silvia que siempre vuelve a casa por Navidad, disfrutar de tiempo en familia, ver a mi padre probando comida japonesa (y que le gustase), y sobretodo tener a mi hermana en casa.

 

Como siempre, lo mejor del último mes del año han sido los pequeños momentos, crear nuevos recuerdos, nuevas tradiciones.

Espero que vuestro comienzo de año haya sido perfecto, por aquí la Navidad nos ha dejado muchísima ilusión y energía para hacer que 2015 sea increíble, así que nos vemos el miércoles, hasta entonces, feliz semana!

*A los que estáis subscritos a Mr&MsLemon a través de Feedburner no sé porque os está reenviando antiguos post. Estoy trabajando para corregirlo lo antes posible, gracias!

2 comments / Add your comment below

Deja un comentario